Los polos blancos de hombre son la quintaesencia de la elegancia informal masculina. Pocas prendas han sabido reinventarse, sin renunciar al tono clásico que las caracteriza, como ellas. Cuando deseas sentirte cómodo, fresco, libre de movimientos y, al mismo tiempo, sofisticado y elegante, un polo blanco es tu mejor aliado. Su extraordinaria versatilidad le permite acompañarte en una barbacoa campestre, en una quedada en tu centro deportivo o en una reunión informal del colegio. Combínalos con chinos, pantalones de tiro alto o todo tipo de tejanos sin renunciar a esa impronta distinguida que no quieres perder. Es, incluso, una magnífica opción para llevar al trabajo, debajo de una americana, los viernes casuales. El blanco imprime energía, luminosidad, contraste y matices de optimismo, motivo por el cual aporta sobriedad y carisma manteniendo un irresistible aire desenfadado e informal.

Polos blancos de hombre, una prenda imprescindible

Los polos blancos de hombre no suelen faltar en el armario de los chicos actuales más estilosos. En Zalando estamos convencidos de que se trata de una prenda muy aprovechable, capaz de incorporarse a todo tipo de estéticas. Completa outfits urbanos, por ejemplo con pantalones deportivos de algodón y botas altas, así como conjuntos vintage. En estos casos, los polos con bordados, cuellos con doble botón, solapillas discretas y mangas al bies ofrecen alternativas ciertamente interesantes. Por supuesto, si buscas una presencia equilibrada y más bien conservadora, luce tus polos blancos de hombre con unas bermudas tostadas o marinas, unos náuticos bonitos y un jersey de punto anudado al cuello. Pero, por el contrario, también te sentirás muy bien combinando ese mismo polo con unos vaqueros slim fit, una chupa de cuero y unas botas altas. Dado que esta prenda tiene una extraordinaria capacidad de adaptación, siempre podrás sacarle un excelente partido.